Profesor Ventura en: Gallinas Electrónicas (NVENT16)

De hecho, esta es una historia que envuelve a otros dos personajes, que no son Beto y Cleto y que creé en 1965. Siempre me gustó escribir, y las historias de ficción despertaron un interés especial. En la revista estadounidense Popular Electronics había dos personajes que protagonizaron aventuras en el mundo de la electrónica desde 1948 y los acompañé desde el comienzo de mi carrera. Sus historias son lo que me inspiró a crear Prof. Ventura, Beto y Cleto después de muchos años. Escribí varias historias con Juca y Chico que fueron los nombres de la versión brasileña desde que John T. Frye, el creador estadounidense tenía como personaje a Carl y Jerry, dos técnicos de televisión.

La que presento es de 1966, pero tengo algo de ella de antes y ahora me recupero. La historia aquí que reproduzco, inspirada en la serie original y utilizando los nombres de los personajes traducidos en ese momento por la versión brasileña, Juca y Chico, fueron transferidas a nuestros conocidos Beto y Cleto. Es una verdadera clase de electrónica y electricidad mostrando que ya sabía hacer muchas cosas que sólo después con la serie McGyver se hizo popular. El profesor Ventura no aparece en esta historia que recuerda la tecnología de la época. La fecha es el 23 de diciembre de 1965.

 

Era una tarde de verano caliente. Nuestros héroes, como la mayoría de las veces, estaban en el sótano de la casa que servía como su laboratorio.

Cleto, con su masa de rotunda descansada en un viejo sillón, que se parece más a una lámpara roja fuera del zócalo, el color se debe sin duda a la calidez del entorno.

 

Beto, por el contrario, incluso con la alta temperatura del medio ambiente, no detuvo caminar a través del laboratorio recogiendo componentes tales como resistores, soldadura, transformador, transistores, etc.

Era un nuevo montaje, sin duda, pensó Cleto, acople, como si no quisiera tener nada que ver con el mundo. Había visto esos componentes mil veces, así que ni siquiera le preguntó almidón qué estaba tramando.

 

Cleto continuó en su somnolencia, arrojado al sofá, como una bolsa torpe de naranjas, esperando a que pasara el tiempo, como si el calor con él también lo hiciera. Mientras tanto, Beto permaneció impedido en su trabajo.

Beto, en un momento dado, dejó el sótano desapareciendo un largo camino por las escaleras que conducen a la cocina y al patio trasero. A Cleto no le importaban mucho los hechos, hasta que su amigo regresa trayendo entre sus brazos un raro espécimen de "gallinas cacareadoras".

El gordo echó un vistazo al percibir a la gallina cacareando, y como si se despertara con un balde de agua, saltó de la poltrona.

 

- ¡Eso es demasiado chamo! He visto gatos y aparatos, diodos en patas de rana, pero las gallinas no. ¿Me dirá que mi querido compañero tiene la intención de construir un receptor de tipo "gallinodino" operado por módulos transistorizados de penosa?

 

Beto, con un aire de risa, ante la perplejidad de su amigo, acariciaba la gallina tímida, hasta que decidió explicarlo todo.

 

No, amigo. No trata de ningún "gallinodino" ni transmisor operado por la gallina. Nada de eso, es lo siguiente.

 

Beto explicó:

 

- El señor Manuel, ese tipo que vive en el otro bloque, tiene un pequeño gallinero en la parte trasera de su patio trasero. Bueno, vino a mí ayer preocupado, diciendo que las gallinas han estado desapareciendo en la proporción de 3 a 4 por noche, sin razón explicable.

 

- Y luego - Cleto interrumpió - ¿Qué tiene la electrónica con las gallinas? ¿Por qué él no pone la alarma al gallinero?

 

Beto continuó:

 

- Él puso, pero resulta que misteriosamente las gallinas siguen desapareciendo. Tenemos que ayudar a encontrar al ladrón, por supuesto, si quieres ayudar.

 

¿Y qué piensa hacer? Cleto preguntó con la mirada fija en la gallina, inmóvil en las manos de Beto.

 

El señor Manuel sospecha de un hombre que vive en una granja cerca del río, que con razón comenzó a vender gallinas cuando las suyas comenzaron a desaparecer. Lo que necesito es un “identificador electrónico de gallinas”.

 

Nota: en aquella época todavía no había etiquetas RFID que pudieran utilizarse. Hoy en día, cuando recupero este artículo, ellas son comunes en los animales.

 

Cleto tuvo un sobresalto.

 

- ¿Un identificador electrónico de penosas? Bueno, es más fácil preguntar a las gallinas que las roba. Cleto no era muy firme con la idea.

 

"Eso es exactamente lo que vamos a hacer", respondió Beto.

 

Cleto se volvió con un aire de asombro, vinculando la respuesta dada al calor predominante en ese momento.

 

- Parece que el calor te afecto. Amigo. ¡Creo que contigo no saliendo a la calle, porque esos dos tipos de blanco pueden recogerte y vas a tener que usar una camisa cerrada en las mangas por un buen tiempo!

 

Beto no se vio sacudido por el comentario de su amigo.

 

- Orale, eso no es lo que estás pensando. ¡Mira lo que monte! -"Diciendo eso, Beto señaló a un aparato en el banco, que acababa de montar.

 

Cleto miró con sorpresa.

 

- ¿Qué es eso? ¿Un traductor de cacareo transistorizado? Muy bien...

 

¿Empezamos el interrogatorio? ¡Ponga la penosa en el estrado de testigos por el robo, y el inspector Cleto le mostrará cómo se hace!

 

Beto, esta vez no se detuvo, riéndose de su amigo, pero terminó explicando cuál era el aparato.

 

- Es un oscilador de audio transistorizado, conectado a un pequeño paso de poder. La salida está conectada a un altavoz pequeño. – Beto dijo que esto apunta al componente.

 

Continuó:

 

- Este trimpot controla la frecuencia de las oscilaciones, mientras alimenta bien las dos pilas, proporcionando 3 V. Todo el conjunto está instalado en esta caja de plástico.

 

Cleto quería saber más:

 

Muy bien, mi querido inventor. Pero ¿cuál es el punto? ¿Qué tiene que ver eso con un robo de gallina?

 

Cleto necesita explicar más:

 

- Estoy seguro de que debe recordar esas clases de "reflejo acondicionador". La experiencia del perro que se alimenta al sonido de una campana. Después de unas cuantas veces esto se hace, cada vez que oye la campana salivará como si estuviera comentando. ¡Pávlov! Hagamos algo así, pero con las gallinas.

 

Cleto empezaba a entender la idea de su amigo.

 

Lo sé, lo sé. – Cleto enmendó - Vamos a acostumbrarnos a las gallinas que comen al sonido de este oscilador. ¡A partir de ahí, al escuchar el sonido del aparato, vendrán corriendo, pesando para ser una llamada a la comida!

 

De eso estoy hablando. Pero el principal viene más tarde. Si estas gallinas entrenadas son robadas, podemos identificarlas en medio de otras simplemente activando el oscilador.

 

Cleto entonces sacó sus conclusiones:

 

- Entonces vamos a dejar que estas gallinas se robarán, y luego vamos a ir a la casa del tipo que sospechamos. Si las gallinas son iguales, correremos pronto y encenderemos el oscilador.

 

Exactamente. Y podemos comenzar inmediatamente los experimentos. Por eso traje esta gallina. "Explicó Beto, poniendo la gallina en el suelo mientras sacaba un puñado de maíz de su bolsillo.

 

De hecho, la cosa era correcta en teoría. Beto puso la gallina en el suelo y dio un poco de maíz, mientras activaba el oscilador para emitir un sonido agudo.

 

Sabía que las gallinas escuchan hasta aproximadamente 13 kHz, por lo que estableció el oscilador en una frecuencia por debajo de este.

Después de comer, la gallina comenzó a caminar por el sótano. Cleo iba a recogerlo cuando Beto volvió a presionar el botón del oscilador y tiró el maíz de vuelta al suelo.

 

Los dos repitieron la operación varias veces, hasta que pensaron que la gallina ya estaba preparada para la prueba final. Beto Ella dijo:

 

Muy bien, vámonos. Creo que el doloroso ya ha aprendido. Veamos si funciona sin el maíz.

 

Beto presionó el botón, pero no tiró comida. La gallina que paseaba por el sótano, al oír el sonido, llegó corriendo listo para comerse el maíz que él pensaba que le estaban dando. Parecía que funcionaba.

 

- Creo que es bueno, no engañamos demasiado a los dolorosos, porque, por el contrario, ya no hará caso a la llamada del oscilador. "Dijo Beto.

 

- ¡Pues es! Cada vez que aplicamos el sonido, debemos dar alimento a los bichitos, reservando el sonido sin comida sólo para la identificación final en el gallinero del sospechoso.

 

- Así que vamos a la casa del señor Manuel a primera hora de la mañana.

 

Porque ahora es casi de noche y las gallinas ya se están retirando.

El tiempo había pasado rápidamente para los dos amigos entretenidos con el desarrollo del proyecto. Cleto se fue poco después, habiendo acordado ya que, al día siguiente, muy pronto irían a la casa del señor Manuel.

 

Llegaron temprano a la casa de su amigo que le pidió ayuda, encontrando a un hombrecito furioso, sombrero enterrado en su cabeza, regañando como un loco y con un palo enorme en una mano.

 

- ¡Maldita sea! Se llevaron cuatro hoy. Si consigo quién es...

 

A medida que los dos se acercaban, se calmó un poco.

 

- Oh, lo siento mucho. Has venido. ¡Se llevaron cuatro gallinas más hoy! Eso es a pesar de la cerradura y la cerca. Si no se te ocurre una solución, vas a acabar con todas las gallinas.

 

- No te preocupes por eso. "dijo Beto, tratando de calmar a su amigo furioso. "¿Podemos quedarnos aquí un rato, cuando las gallinas fueran alimentadas y hacer algunos preparativos para atrapar al ladrón?

 

- No sé lo que están tramando, pero si es para detener los robos, pueden. Hablando de comida, suelo alimentar a las gallinas por la mañana y al final de la tarde.

 

Beto interfirió:

 

- Vamos a tener que cambiar eso un poco, si nos vas a dejar.

 

El chico luego sacó de la mochila un paquete que contiene maíz. El señor Manuel estaba confundido.

 

- ¿Las alimentarán? ¿Cuál es el punto?

 

Cleto entró en el gallinero y mientras alimentaba pequeños puñados de pilas los poco más de una docena de gallinas que estaban, mantuvo el oscilador encendido, produciendo pulsos de alto sonido. Mientras tanto, Beto trató de explicarle al confuso dueño de las gallinas lo que pretendían. Por supuesto, señor Manuel, no entendiste nada. Pero aun así les dejó poner en práctica su idea.

 

Y lo intentaron. Pasaron la mañana y la tarde condicionando las gallinas. Regresaron a la casa al final del día, con la esperanza de que uno o más de ellos fueran robados esa noche. Cleto comentaba.

 

- Pasé tanto tiempo en ese gallinero, que podría dormir en una percha cuando llegue a casa.

 

Juca no contenía la risa. Se reunieron por la mañana en la casa del señor Manuel.

 

Tomando el oscilador, fueron a la casa de su amigo con la esperanza de que una gallina había sido tomada durante la noche. De hecho, a pesar del robo, señor Manuel no estaba tan nervioso. Faltaban cinco gallinas.

 

Entonces decidieron ir a la casa del sospechoso, pero antes de pasar por la comisaría, explicando a un amable oficial de policía lo que había sucedido y lo que tenían la intención de hacer, el oficial los acompañó, aunque no entendía mucho las explicaciones de Beto.

 

- Espero que sepan lo que están haciendo. – comentó la Guardia Firmino, como era conocido.

 

Cuando llegaron a la casa de aspecto modesto con un enorme patio trasero dando fondos a un río, sólo con la presencia de la guardia fue posible convencerlo de mostrar sus gallinas.

 

Luego se dirigieron a un enorme gallinero al final de la parcela, en el que había más de 200 gallinas citando. El guardia tenía una expresión de duda cuando vio a tantos. Era imposible reconocer a los robados en medio de ellos.

 

Beto, empuñando el oscilador, entró en el recinto. Las gallinas se alejaron a medida que avanzaban, dejando un claro a su alrededor.

 

En un momento dado, sin embargo, Beto a veces activó el oscilador configurado para todo el volumen. El sonido característico fue emitido y para asombro de la guardia, señor Manuel y el sospechoso, cinco gallinas salieron de la "multitud" que se acercaba a Junca. Se ha demostrado. Eran las gallinas "entrenadas" del señor Manuel.

 

El granjero, al verlo, trató de escapar, pero incluso sin ocultar su asombro, sostuvo al ladrón. Estaba atascado.

 

De vuelta a casa, tomando en una caja sus gallinas robados, tenía una expresión feliz y al mismo tiempo confusa. Sonaba gracioso. El guardia, dejando al sospechoso en la comisaría acompañó a los tres, aún más confundidos.

 

- ¿Un aparato para identificar gallinas? No puedo creerlo.

 

El dueño de las gallinas agradeció a Beto y Cleto, dando una docena de huevos a cada uno como una "recompensa". En el sótano, era el gordito Cleto quien estaba hablando.

 

¿Sabes lo que estoy pensando?

 

Bueno, eso está claro. "Respondió Beto, al ver que su amigo miró los huevos. "Te los vas a comer todos, y va a ser hoy.

 

Cleo culpó a su amigo:

 

No es así en absoluto. Cometiste un error. El continuó:

 

- ¿Ya tenemos un identificador de gallinas? ¿Qué tal si pensamos ahora en una incubadora cuántica para desarrollar gallinas desde la cuarta dimensión...

Beto sorprendió, dio un empujón al amigo y los dos comenzaron a reírse, imaginando un proyecto futurista.

 

La historia es de 1965 y sólo el final se cambió a una conclusión más " high tech " desde la época de su recuperación en 2020.