Aprovechando componentes (ART1239S)

Muchos lectores que les gusta hacer montajes electrónicos o desarrollar los proyectos pueden tener cierta dificultad en obtener componentes básicos en sus localidades. Si bien existen empresas que venden componentes por Internet, enviándolos por correo con total confiabilidad, siempre es bueno tener un stock de piezas de uso general. Este stock puede ser fácilmente compuesto con piezas aprovechadas de aparatos fuera de uso.

Los componentes más especializados como circuitos integrados, ciertos transistores e incluso SCR no se pueden encontrar fácilmente en cualquier lugar. Cuando necesitamos estos componentes para un montaje, seguramente debemos recurrir a un proveedor de confianza.

Sin embargo, no necesitamos comprar todos los componentes de un proyecto y una buena economía puede obtenerse si tenemos un stock de ellos aprovechados de aparatos fuera de uso.

Quien no tiene un viejo televisor, radio u otro equipo electrónico abandonado en un cuarteto de chatarra de su casa o incluso en aquella caja de imprimibles debajo de la encimera.

Estos aparatos, que seguramente nunca se repararán, se pueden desmontar proporcionando un buen stock de componentes básicos para los lectores.

Sin embargo, hay que tener cuidado. Debemos aprovechar sólo los componentes que estén bien. Los componentes que eventualmente hayan sido la causa del problema del aparato no deben ser usados, pues pueden causar nuevos problemas a los proyectos de los lectores.

Como saber cuáles son los componentes que podemos aprovechar y cómo probarlos es lo que veremos a continuación.

 

Resistores

Los resistores son los componentes que se pueden encontrar en mayor cantidad en cualquier viejo aparato. Y si no tienen señales evidentes de que están quemados (ennegrecidos) podemos aprovecharlos.

La prueba es simple. Basta medir su resistencia con el multímetro, dándose las debidas tolerancias, como muestra la figura 1.

 

Figura 1- Medir la resistencia de una resistencia con el multímetro analógico o digital.
Figura 1- Medir la resistencia de una resistencia con el multímetro analógico o digital.

 

 

Un buen stock de resistores puede ser obtenido, retirándolos de las placas de viejos aparatos. El único problema en este caso es que normalmente tendrán terminales cortos, debiendo el lector cuidar para que en el proceso de desoldado ellos no se rompe.

Organiza tus resistores en una cajita con divisiones. Una cajita "económica" para organizar estos componentes puede ser improvisada con una bandeja de huevos, sin embargo existen en las tiendas cajones especialmente creados para este propósito, como muestra la figura 2.

 

Figura 2- Cajón para componentes electrónicos.
Figura 2- Cajón para componentes electrónicos.

 

 

Capacitores

Si el lector tiene un capacímetro, la prueba de capacitores aprovechados permite seleccionar los que están bien de los que están mal, la prueba con el multímetro sólo revela eventuales capacitores en corto o con fugas. Es bueno tener un capacímetro como el de la figura 3.

 

Figura 3 - Capacimetro digital
Figura 3 - Capacimetro digital

 

En este punto debemos tener mucho cuidado con los capacitores electrolíticos. Fuera de uso y con el tiempo tienden a "agotarse", o sea, pierden su capacidad, ya no pueden ser usados.

Así, los capacitores electrolíticos de aparatos antiguos deben siempre colocados bajo sospechosos, si no hay medio de probarlos.

 

Trimpots y Potenciómetros

La prueba de resistencia permite saber si estos componentes pueden o no ser aprovechados, debiendo ser realizado conforme muestra la figura 4.

 

Figura 4 - Probar un trimpot
Figura 4 - Probar un trimpot

 

 

El mayor problema que puede ocurrir en algunos casos es que estos componentes, si son muy antiguos, pueden estar desgastados, presentando mal contacto en el cursor.

En algunos casos, goteando solvente en la abertura que da acceso al cursor podemos recuperarlos obteniendo un funcionamiento razonable. Si se utilizan en aparatos de sonido y producen ruidos, se deben intercambiar.

 

Altavoces

Los radios, televisores y pequeños aparatos de sonido tienen altavoces que se pueden aprovechar en muchos proyectos, si no están dañados o quemados.

La prueba de la bobina hecha con el multímetro, como muestra la figura 5, permite revelar si está quemado.

 

Figura 5 - Prueba de un altavoz con el multímetro
Figura 5 - Prueba de un altavoz con el multímetro

 

 

También haga una prueba visual para ver si el cono no está rasgado o deteriorado. Si puede experimentarlo conectando en la salida de un pequeño amplificador, la calidad de su reproducción puede ser verificada y si no está "arañando".

 

Transformadores y Bobinas

Los radios, televisores y muchos otros aparatos pueden tener transformadores de tipos para ciertos montajes electrónicos. En ese caso debemos separar los transformadores en categorías para ver exactamente donde podemos usarlos.

 

En un primer caso tenemos las bobinas de altas frecuencias encontradas en las etapas de RF y Video de televisores y radios que tienen los formatos típicos mostrados en la figura 6.

 

Figura 6 - Bobinas de alta frecuencia
Figura 6 - Bobinas de alta frecuencia

 

 

La prueba de continuidad revela si sus bobinas están o no buenas. Desafortunadamente, las bobinas de este tipo tienen características específicas para los circuitos en que funcionan, difícilmente siendo encontrado otro proyecto en el que puedan ser usadas.

Sin embargo, esto no significa que se deben tirar fuera. Sus formas son útiles para que el lector envuelva bobinas a otras aplicaciones como, por ejemplo, para pequeños transmisores. Muchos, sin embargo, usan bobinas sin forma, como muestra la figura 7.

 

Figura 7 - Bobina utilizada en el transmisor de FM
Figura 7 - Bobina utilizada en el transmisor de FM

 

 

La ventaja en este caso es que muchas de ellas ya están con los núcleos de ferrita de ajuste que deben ser mantenidos en su interior y movidos con delicadeza para que no se rompen.

Los choques de RF y otros componentes del mismo grupo ya son más fáciles de aprovechar, pudiendo ser encontrados en el formato mostrado en la figura 8.

 

Figura 8 - Choques de RF
Figura 8 - Choques de RF

 

 

El único problema de estos componentes es que pueden estar completamente sin identificación. Así, en un eventual proyecto que exija ese tipo de componente lo máximo que podemos hacer es experimentarlo.

La prueba para saber si son buenos es hecha con el multímetro debiendo ser leída una baja resistencia para un choque o bobina en buen estado. La resistencia puede variar entre 0 y 100 ohms típicamente.

Otro tipo de componente cuyo aprovechamiento no siempre es posible es el pequeño transformador encontrado en aparatos de audio a pilas como radios transistorizadas antiguas, grabadoras de cassette antiguas, walk-talkies y otros y que tiene la apariencia mostrada en la figura 9.

 

Figura 9 - Pequeño transformador de salida de audio
Figura 9 - Pequeño transformador de salida de audio

 

 

En estos aparatos encontramos dos tipos de pequeños transformadores. Uno de ellos es el llamado controlador que tiene bobinas de media impedancia y el otro es el de salida que alimenta normalmente el pequeño altavoz del aparato. Es justamente por el hecho de estar conectado al altavoz que podemos identificarlo.

Este transformador puede ser aprovechado en proyectos con transistores que alimente altavoces, existiendo diversos de ellos como el mostrado en la figura 10.

 

Figura 10 - Transformadores de un radito transistorizado antiguo
Figura 10 - Transformadores de un radito transistorizado antiguo

 

 

Por supuesto, para aprovechar el transformador debe estar bien y esto puede comprobarse con una prueba de continuidad realizada con el multímetro.

Tenemos todavía un tipo de transformador interesante por sus dimensiones y que se puede encontrar en equipos valvulados. Son los transformadores de alimentación y sonido que tienen la apariencia mostrada en la figura 11, algunos llegando a pesar más de 1 kg dadas sus dimensiones.

 

Figura 11 - Transformador de salida de audio para circuito valvular
Figura 11 - Transformador de salida de audio para circuito valvular

 

 

Su aprovechamiento en proyectos también es problemático porque ellos sólo sirven para la función original.

Los transformadores de fuerza utilizados en equipos valvulados poseen secundarios de alta y de baja tensión. El secundario de alta tensión que puede llegar a los 500 V, sirve para algunos proyectos especiales. El secundario de baja tensión suele ser de 6,3 V y en algunos casos existe un secundario de 5 V que pueden ser usados en ciertos proyectos.

Sin embargo, dado el tamaño del componente, no siempre compensa su aprovechamiento en un proyecto en una función que puede ser ejercida por un transformador mucho menor.

Los transformadores que pueden ser aprovechados con más facilidad en otros proyectos son los transformadores de baja tensión encontrados en las fuentes de alimentación de equipos que hacen uso de transistores y circuitos integrados.

Estos transformadores, como se muestra en la figura 12, pueden tener secundarios de 100 mA a 3 A con tensiones en el rango de 5 V a 30 V. Varios proyectos comunes admite este tipo de transformador en sus fuentes.

 

Figura 12 - Fuente típica con transformador de proyecto valvulado
Figura 12 - Fuente típica con transformador de proyecto valvulado

 

 

Hardware

Además de los componentes electrónicos, existen diversos herrajes o accesorios (hardware) que pueden ser retirados de los aparatos originales y aprovechados en otros montajes.

El más inmediato es el cable de fuerza, que evidentemente debe ser probado para verificar si no está interrumpido.

También tenemos los botones de las llaves y potenciómetros, jack, interruptores, conectores, llaves, sockets de lámparas, bornes, y muchos otros.

En algunos casos es necesario verificar si una oxidación excesiva de partes de estos componentes no pueden afectar su funcionamiento, en cuyo caso deben ser limpiados, o si la corrosión es excesiva, deben ser descartados.

 

Diodos y Transistores

En muchos equipos no muy antiguos, después de los años 1970, por ejemplo, podemos encontrar transistores y circuitos integrados que hasta hoy encuentran uso en muchos proyectos prácticos.

Los transistores más comunes son los de la serie BC y BD o TIP, mientras que circuitos integrados de múltiples utilidades como el 555, 741, etc. pueden ser encontrados.

El mayor problema para aprovechar estos componentes es su retirada de la placa que requiere una buena habilidad para que no se dañen.

Para ello, utilice un destornillador para empujar hacia arriba el componente a medida que se sueltan los terminales pasando el soldador en su cola, como muestra la figura 13.

 

 


 

 

 

Esta operación se debe realizar rápidamente para que el exceso de calor no dañe el componente.

Para los circuitos integrados de microprocesadores y otros de muchos terminales no hay posibilidad de aprovechamiento por dos motivos. El primero es que la función de tales aparatos es específica para el aparato en que funcionan. Normalmente el propio tipo es desconocido, pues viene con la marca de la propia fábrica.

El segundo es que el elevado número de terminales impide su retirada con seguridad. Normalmente, este componente se inserta en el montaje a través de máquinas.

Se agrega a ello la imposibilidad en la mayoría de los casos de identificar la función del componente, el desconocimiento del programa interno con la imposibilidad de moverse en esos programas y la propia identificación de sus pines con sus funciones.

 

Otros Componentes

También existen aparatos relativamente modernos que hacen uso de componentes para montaje en superficie (SMD) extremadamente pequeños, como muestra la figura 14.

 

Figura 14 - Placa con componentes SMD
Figura 14 - Placa con componentes SMD

 

 

Además de su retirada difícil, exigiendo recursos especiales como las llamadas estaciones de retrabajo, estos componentes son difíciles de identificar y usar, por lo que su aprovechamiento no es recomendado.

 

Conclusión

Con paciencia y cuidado el lector puede formar un buen stock de piezas reaprovechadas para sus proyectos. Identificando cada uno el lector podrá encontrarlos con facilidad y ahorrar dinero con su compra, además de tener la posibilidad de hacer experimentos.